miércoles, 22 de junio de 2011

El Sol y la Luna




Siempre el sol se entraba a dormir, y salía su amiga la luna, ella siempre venia acompañada por muchas estrella; durante la noche cantaban, bailaban y contaban historias de los planetas. No se daban cuenta cuando ya era de madrugada y le tocaba la hora de dormir; porque le toca el turno al sol, pero el sol se sentía muy solo, no tenía con quien hablar. La luna se dio cuenta y le pregunto porque te sientes mal, y le respondió; me siento solo, pero la luna quedo pensando no estás solo, tú tienes las nubes quien te acompaña todos los días, si pero vienen a veces para hablar conmigo. La luna comenta mira sol debes estar muy contento y orgulloso ya que tu eres el más principal de todos, tu das el calor a las flores, árboles, animales y por sobre todo a las personas. Ellos te agradecen por entregar luz y calor.

El sol dijo es verdad, siempre los veo con alegría cuando pasean con sus familias y las flores se ven preciosas con sus colores. Desde esa conversación el sol jamás se sintió triste ni con pena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada